DE FOYAQUES

Una guerra ye lo peor que –y pue pasar a un país.

L’esfarrape material del entamu da pasu a un esfarrape emocional, el del dolor de la perda de los seres queríos asesinaos nel nome la intolerancia, que tarda años, décades, sieglos en desapaecer.

Cuando les víctimes nun reciben l’adecuáu reconocimientu, esi dolor caltiénse nel tiempu, como una ferida zarrada en falso, que siempre supura.

El deséu sanguinariu y xabaz d’eliminación físico del enemigu por tener unes idees polítiques diferentes a les propies que se dio nel períodu de la Guerra Civil, continuó si cabe con más delitu, en tiempos de paz durante la dictadura facista que carecimos por cuarenta años, siendo les víctimes nesti otru casu d’un solu color.

L’estáu español tien el terrible honor de ser el primeru de la Xunión Europea en númberu de desapaiciones forzaes, la de les más de 130.000 persones que llevó la guerra y la dictadura. A nivel mundial, esta cifra solo la supera Camboya, con más de 20.000 foxaques comunes atopaes dempués del xenocidiu qu’acabó cola vida de más de un millón y mediu de persones.

La desidia de los distintos gobiernos que se fueron asocediendo na Transición pa con esti tema, fexo que solo se toparen camín de 2.600 foxaques; sicasí, los datos que tien l’Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) apunten a qu’el númberu puede ser el doble.

La Democracia española, si quier consolidase, modernizase y avanzar nun pue siguir pasando esti asuntu de refilón, y tien que poner especial enfotu na recuperación de la memoria, non solo pol recuerdu de les víctimes, sinón pa que nun caiga nel escaezu de la sociedá l’horror d’una guerra y una dictadura que persiguió a los vencíos y refugó activamente tou tipu de diversidá.

En Llanera atópense hasta cuatro foyaques espardíes per tol conceyu. El recuerdu a les víctimes y el trabayu en collaboración coles asociaciones de familiares y pola recuperación de la memoria histórico dende l’Ayuntamientu tien que ser en camín a siguir que nos empobine a conocer meyor los errores del pasáu pa que nun vuelvan a repitise nun futuru.

Sergio Velasco